Hernán en tres destellos

Masaya está mirando

Por Masaya Llavaneras Blanco

Hernán pasó como un cohete, haciendo ruido y dejando colores. Radiante de carcajadas y con mucho qué contar en los ojos. Así, luminoso,  pasó por mi vida en tres ocasiones, unas más largas que otras.

Recuerdo la primera. Yo era pequeña, quizás de unos cinco o seis años. Escucho de mis adultos que conoceré a Hernán, el gran amigo de mi papá que venía de un lugar llamado El Salvador. Me acuerdo de haberme hecho la pregunta (o quizás se la hice a mis padres, no recuerdo), de si él era “su mejor amigo”, después de todo esa es una posición de honor para cualquier niña de cinco, o al menos , para la niña que fui yo. Recuerdo que mi mamá me dijo que me iba a parecer rara la forma en que se veía, que no me fuera a impresionar. Fue un encuentro breve…

View original post 445 more words

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s